Joseph Caceres: Lo que también le hace falta al merengue

0
Algo que le hace falta al merengue en estos tiempos es la capacidad de sorprendernos, como ocurría en el pasado, cuando apareció  Johnny Ventura, rompiendo el esquema de los músicos de las orquestas tocando sentados en sillas, y emergió desde el mismo seno del pueblo con toda la gracia, el movimiento y el sabor de El Combo Show.
Posteriormente Wilfrido con sus atrevidos y trepidantes arreglos musicales que provocaron furor y le permitieron sustentarse. (Además fue el creador, propiciador o padrino de muchas de las agrupaciones que todavía están en vigencia.
Félix del Rosario y sus magos, haciendo magia con sus saxos como su cédula de identidad, y sus emblemáticos cantantes.
Rafael Solano con su “Dominicanita” y sus aportes al rescate de la mangulina y otros géneros olvidados.
Fernando Villalona y Los Hijos del Rey, con los espectaculares Kenton, que después formaron tienda aparte.
Los Rosario  con su merengue “a lo maco”; Cuco Valoy con su personaje de “El Brujo” y las brujerías.
Toño Rosario con sus excentricidades y trucajes….
Héctor Acosta con Los Toros Band, dejando su sangre en la arena, y emergiendo como un verdadero toro de lidia cuando sale de ese corral.
Las mujeres, como Belkis Concepción, Miriam Cruz, Las Chicas del Can, enarbolando el estandarte femenino en el merengue.
Pochy Familia con La Coco Band y su refranero popular junto a Kinito Méndez.
Eddy Herrera en su rol como “Galán del Merengue”, porque cada quien juega su rol
José Peña Suazo que reivindicó a los “gordos” en las orquestas de merengue con su estilo tan peculiar  efluvio del refranero y consejero del pueblo.
Cheché Abréu con sus sombreros y su ritmo “mangué” montado en “La Negra Pola”. Luis Ovalles con Musiquito y sus cantantes de fuste.
El Zafiro caracterizado como personaje, al igual que El Nazareno, El Sinsonte, el León, y otros animales más, sin dejar de mencionar “La Escuelita” de Dioni Fernández, la emblemática Orquesta Internacional de Ramón Orlando. Rasputín, Aníbal Bravo con su “haitianito”. La dupla de Alex Bueno y Carlos David. Rubby Pérez…Son tantos, que de seguir no termino…
Hasta las orquestas que estaban fuera tenía cada  su identidad: El Conjunto Quisqueya y la Patrulla 15 en Puerto Rico; Milly, Joselyn con Los Vecinos; The New York Band y  La Gran Manzana.
Cada una tenía su sello y su identidad, compitiendo en buena lid en los grandes escenarios del mundo, en eventos como El Festival del Merengue, de José Tejeda, donde se manifestaba un despliegue de creatividad.

 

Toda la sed de innovar, de sorprender,  hoy día es cosa del pasado, con la mayoría de los merengueros ya cansados, realizados, monetizados, en su zona de confort, viviendo de su repertorio, de lo que aportaron, por lo cual, en su mayoría, se mantienen dando “más de lo mismo”.
Share.

Leave a Reply