Ortiz y Pujols juegan con bate productivo y brillan en las mayores

0

Albert PujolsHouston, EEUU, EFE.- Los estelares, el venezolano Miguel Cabrera y los dominicanos David Ortiz y Albert Pujols, cambiaron los bates explosivos por los productores y brillaron entre los jugadores latinoamericanos en la jornada de las Grandes Ligas.

El venezolano Cabrera impulsó una carrera para los Tigres de Detroit que se impusieron 2-1 sobre los Reales de Kansas City en duelo de la División Central de la Liga Americana.   En el tercer episodio Cabrera pegó volado de sacrificio al jardín derecho y remolcó la carrera de la victoria.

Con su impulsada, el venezolano llegó a 74 en lo que va de campaña y se afianza como líder remolcador en las Grandes Ligas. Cabrera se encuentra empatado con el dominicano de los Orioles de Baltimore, Nelson Cruz, y ambos lideran las mayores en el apartado de carreras impulsadas.

En el montículo el abridor venezolano Aníbal Sánchez (6-3) lanzó siete episodios, aceptó ocho imparables y una carrera, y retiró a tres enemigos por la vía del ponche para conseguir su sexto triunfo en lo que va de campaña.

El venezolano enfrentó a 27 enemigos con 90 lanzamientos, 62 de ellos fueron a la zona perfecta del “strike” y dejó en 3.04 su promedio de efectividad. Mientras que el bateador designado dominicano Ortiz y el receptor puertorriqueño Christian Vázquez remolcaron tres carreras cada uno en el triunfo de los Medias Rojas de Boston por 8-3 sobre los Astros de Houston.

En el ataque Ortiz hizo cinco viajes a la caja de bateo, pegó una vez y remolcó tres anotaciones para llegar a 61 impulsadas en lo que va de temporada. Con sus tres impulsadas el dominicano entra a la lista de los 10 mejores productores de carreras en la Liga Americana, al sumar 61.

Vázquez no quiso quedarse atrás y con cuatro viajes a la caja, pegó tres veces y remolcó tres carreras, sus primeras tres en la campaña.

Pujols también produjo en la victoria de los Angelinos de Los Ángeles que ganaron por blanqueada de 3-0 a los devaludados Vigilantes de Texas. El dominicano hizo cuatro viajes al plato y remolcó dos carreras, pisó una vez la registradora y dejó en .275 su promedio de bateo.

Share.

Leave a Reply