En el 1980 cuando Sergio Vargas participó en el Festival del Canto que organizó Rafael Solano en El Show del Mediodía

0

hqdefault En el 1980 cuando Sergio Vargas participó en el Festival del Canto que organizó Rafael Solano en El Show del Mediodía, que se perfiló de inmediato como uno de los favoritos, hubo en el jurado una corriente que lo quiso discriminar por su color.
En las reuniones de evaluación había jurados que privilegiaban a participantes que cantaban menos que Sergio, que según ellos tenían más imagen y podían llegar con mayor facilidad al gusto de la gente.

Ana María Arias y Zorro, que formaban parte del jurado, se vieron precisados a emplease a fondo, defendiendo a Sergio de esa corriente racista de algunos jurados, donde habían figuras muy importantes de la televisión y de la música en esa época.

Nos plantamos en dos, y mencionamos a Johnny Ventura, Fausto Rey, Felix del Rosario, Joséito Mateo, Cuco Valoy, como ejemplo de artistas que sin importar su color había logrado los máximos niveles de popularidad.

La situación se tornó tan agria, que le comenté a Ana María Arias, una gran defensora de Sergio, que si en la votación lo discriminaban por su color armaríamos un escándalo mayúsculo en el periódico El Nacional, y lo propio nos dijo ella que haría ella en el programa “De todo un Poco” de Mundito Espinal, donde laboraba con el personaje de La Gallega.

Tal parece que los jurados racistas se metieron en miedo, y no ejecutaron su plan siniestro en contra de Sergio, quien para la época ciertamente tenía un aspecto pueblerino, “de olla”, como ocurre con casi todos los artistas en ciernes, muy diferente a la imagen que luego se dan con los recursos y los esteticismos.

Sergio ganó el segundo lugar, y en el primero quedó Jao Aguilera. Pero pudo haber sido enviado a una posición más lejana si los racistas hubiesen impuesto su criterio.

Y miren como son las cosas de la vida. No se sabe si Sergio se enteró de lo que se manejaba tras bastidores, porque eso nunca se lo hemos contado, pero desde que emergió a la fama se identificó como “El Negrito de Villa”, lo que representaba una galleta simbólica a los jurados que precisamente no lo querían por negrito.

De eso hacen 34 años y hay que ver el agua a beber que ha dado ese negrito desde entonces.

Es muy bueno ensalzar y hablar ahora del artista, sin saber de dónde viene, como empezó la historia, y los obstáculos que ha sido necesario salvar para poder llegar. Por lo demás, no fue esa la única vez en que nos hemos levantado en contra de componendas y tramas de jurados donde hemos participado.

Lo hemos hecho en concursos de belleza, como jurado de Miss República Dominicana, en reinados de patronales, concursos de modelaje.

Carlos T. Martínez debe recordar la crisis que armamos en un concurso de modelaje, donde la organizadora quería imponerle al jurado a una candidata cuyos padres le habían pagado por el primer lugar.

Votamos por la que debía ganar, y advertimos que si se cambiaba el resultado lo íbamos a denunciar. La dueña de la academia tuvo que devolver el dinero.

Es costumbre ya en este medio el que se hagan chanchullos en elecciones y votaciones.

Con nosotros, que nunca cuenten…
ANTES

DESPUES

Share.

About Author

heudy24k

PRESIDENTE EN : BACHATA24K.COM

Leave a Reply