El Toro recuerda detalles de cómo surgió el álbum Raíces, que consagró a Héctor Acosta como el mejor interprete joven de merengue

0

el Toro y Sammy 2

Un mochilero o vendedor de discos y casetes pirateados fue quien primero dio la idea a Gerardo Díaz de que Los toros Band debían grabar merengues tradicionales e incluirlos en su repertorio regular.
Pero dos situaciones eventuales impulsaron la decisión: Primero, durante un baile en el Club Naco, el Toro observo que la orquesta de planta llevaba más gente a la pista que la ya popular banda que representaba.
El director de la agrupación del Club Naco, un hermano del locutor Rubén Camilo, le recomendó al Toro lo mismo que el vendedor callejero. “Si tienen una buena orquesta y un cantante formidable, por qué no grabar merengues tradicionales?”.
En segundo lugar, un hecho inusitado durante una presentación de los Toros Band en el principal club social de la ciudad de La Vega fue lo que llevó a Gerardo a la decisión definitiva.
Resultó que un joven de clase alta pasado de tragos disparó un par de veces sobre otro miembro de la oligarquía vegana, y afortunadamente no le hirió, aunque si se interrumpió el jolgorio, en medio de la tensión y confusión.
Los Toros debían tomar una decisión para reanudar con un tema que motivara al público al volver a la pista, pero que al mismo tiempo ayudase a calmar los ánimos, y recurrieron a “San Antonio”, de Ñico Lora.
Tras esto, el Toro entendió que la mejor opción era realizar un popurrí de merengues viejos, y contacto al arreglista Henry Hierro, pero le advirtió que la producción debía ser con la tambora derecha y no a “lo maco”, como en un experimento anterior del músico francomacorisano.
La selección de los temas la hizo el Toro sobre la base de sus preferencias merengueras, y por eso incluyó El Pájaro Chowi (Chogui), una composición que no es dominicana.
Los músicos que participaron fueron buscados entre los mas cotizados del momento, como el maestro saxofonista Crispín Fernández, a quien hubo que pagarle tarifa triple porque las interpretaciones del álbum eran mas largas que las acostumbradas.
Las palabras de presentación pronunciadas por Díaz en el introito: “En ningún lugar del mundo, nadie se ha resistido a bailar un merengue como este” quedaron como una de las mejores identificaciones jamás grabadas en una producción merenguera.
Tanto es así, que durante el proceso de mezcla en Puerto Rico, el director de la emisora Salsoul contrato a Gerardo para identificar su estación, pero luego el dominicano fue bloqueado por el sindicato de locutores de la isla.
A partir de la salida de la producción Raíces, la cotización de Los toros band se disparó, y de paso se convirtió en la orquesta preferida por los clubes sociales del país y fue entonces cuando penetraron en algunos que nunca se habían interesado en contratarlos.

Anhela un reencuentro con el Torito
Gerardo Díaz esta convencido de que a la música tropical dominicana le conviene una convergencia entre él como productor y Héctor Acosta como vocalista.
“Yo soy un buen productor, y el Torito es un cantante extraordinario, creo que debemos juntarnos, no importa en que condiciones comerciales, pero el producto artístico se sabe que seria bueno”, subrayó.
El Toro dice sentir la necesidad de juntarse con su antiguo representado y reanudar al menos la amistad que se interrumpió con la ruptura empresarial y artística entre ambos.
Gerardo Díaz afirma que a medida que ha profundizado en el estudio de la Biblia se ha centrado mas en que de alguna manera debería romperse el hielo que le distancia del Torito.

Share.

About Author

heudy24k

PRESIDENTE EN : BACHATA24K.COM

Leave A Reply