A pura bachata va la música

0

a-pura-bachata-va-la-musicaLa bachata, contrario a lo que  se presagiaba, sigue dominando la lista de difusión del país. El género musical que tiene su inicio de la mano de José Manuel Calderón, no ha sido desplazado por ninguno de los ritmos que han llegado en los últimos años. Muestra de que esta teoría es una realidad, es la lista que envió hoy a los medios Chequeador.com. Los principales lugares de este listado general de difusión radial la ocupan los bachateros. Zacarías Ferreira, Elvis Martínez, Frank Reyes, Raulín Rodríguez y  Anthony Santos.

Una de las razones por la que la bachata sigue ganando terreno para la periodista Marivell Contreras tiene que ver con que esta música nació en el corazón del pueblo dominicano. “Desde el mismo día (30 de mayo del 1962), cuando José Manuel Calderón grabó eso que sonaba distinto, empezó a nacer el entusiasmo en el pueblo”, sostiene la periodista que trabaja la biografía del pionero de la bachata; José Manuel Calderón.

Nada paró la pegada
Según ella los estigmas sociales sólo le quitaron terreno a esta música a nivel mediático, “pero la bachata nunca salió de las casas, ni del corazón de los dominicanos, y a partir de su internacionalización de la mano de  Juan Luis Guerra y Romeo, la bachata le robó el corazón al mundo”, sostiene Contreras, quien asegura que fue por esa misma acogida que le dio el pueblo a la bachata que José Manuel Calderón se convirtió en el primer ídolo de los dominicanos en la música popular.

Para el maestro José Manuel Calderón, no es extraño que la bachata hoy día esté desplazando incluso a la música urbana, a la salsa y el merengue, en la difusión radial.

“Eso pasa porque la gente necesitaba algo diferente a la rutina”, dice el intérprete de “Condena”, la primera bachata que sonó en la radio nacional.

Reconoce que el género vivió bajo la lupa de la discriminación, y que “la denigraron de todas formas, pero el pueblo siempre consumió la bachata”; este es para el veterano bachatero criollo uno de los argumentos por los que la bachata hoy día se mantiene en el gusto de la gente.

“Llanto a la luna”, es la bachata más popular de Calderón, pero hoy, las generaciones que le sucedieron tienen la facultad de pegar muchos temas de una sola producción y hasta sustituir un éxito musical con otro.

Lo que luego bautizaron como bachata inició como un experimento de José Manuel Calderón y su trío musical, en el que utilizó guitarra, bongó, maraca (que después fue sustituido por güira) y contrabajo.

Los elementos musicales que le han introducido las nuevas generaciones de bachateros que le siguen a Calderón, entre ellos Anthony Santos, Raulín Rodríguez, Luis Vargas, cobró mayor  potencia con la llegada del  Grupo Aventura a escena, que le puso el sonido de la generación de hoy al género de amargue.

El auge de la bachata en el país a nivel radial es una realidad. El público aprovecha cuando los locutores abren las líneas telefónicas para pedir ese tema de amargue con el que más se identifica: la radio se llena de bachata.

Es así que en este momento los temas más sonados son; “Diez segundos” de Zacarías Ferreira, “La anestesia” de Raulín Rodríguez, “Esto se llama amor” de Elvis Martínez, “Lejos de tu vida”, de Frank Reyes, “El eco de tu adiós”, de Anthony Ríos.

Los artistas urbanos en esta ocasión han quedado en un segundo plano, en este listado general en el que aparece El Alfa, La materialista, y El mayor, quienes pelean de cerca con varios puertorriqueños entre ellos Cosculluela y Don Omar.

LA COMPETENCIA CON OTROS RITMOS TROPICALES
La salsa, que tras el resurgir ha logrado imponerse en el gusto de los dominicanos, en esta ocasión tiene dos artistas en el listado general de los más sonados en la radio criolla según El chequeador.com. Yiyo Sarante y Álex Matos son quienes representan el género que dio a conocer al mundo Johnny Pacheco. El merengue apenas ocupa  tres casillas con grupos veteranos como Los Rosario.

Share.

About Author

William Pichardo

Trabajo Como "Web Master" (Mantenimiento) Aqui En : Bachata24k.com.

Leave A Reply